viernes, 15 de noviembre de 2013

Los Muchos Mundos de Planescape, Parte V: Baator

Hoy daremos una mirada a Baator, los afamados Nueve Infiernos, objetivo de tantas aventuras y tema central de tantos planes villanescos.

Los Nueve Infiernos de Baator

Legal-Malvado


Baator es el plano de la crueldad premeditada, del sufrimiento calculado, de la perversidad estructurada por el orden. Siendo la encarnación del alineamiento Legal-Malvado, nada aquí es dejado al azar, por mucho que sus retorcidas y repugnantes normas muchas veces parezcan completamente incomprensibles para los mortales.

Se suele decir que no hay sitio más creativo en lo que al mal se refiere que los Nueve Infiernos. Es cierto que hay toda clase de horrores pululando por los Planos Inferiores, cada uno más espantoso que el otro, pero en Baator el asunto se refina y perfecciona de maneras insospechadas. No importa cuanto haya un deudo sufrido tras siglos de castigo, los baatezu -seres nativos de Baator y quienes le controlan- siempre trabajan para encontrar nuevas maneras de hacer de su post-vida algo aun peor.

Los Nueve Infiernos toman su nombre de los nueve niveles que lo componen. Si bien existe una gran nube de misterio sobre su naturaleza exacta, los nombres de cada uno son bien conocidos y algo de su naturaleza se ha colado:


Avernus

El Primer Infierno y la puerta de entrada a Baator, Avernus es una interminable extensión de tierras baldías donde nada crece, interrumpida por inmensos cañones angulosos e impenetrables montañas. Todo en Avernus está teñido por un denso y profundo rojo, como si estuviera henchido de sangre. En algunas partes esto cobra un carácter bastante literal, con espesos y fétidos ríos de sangre y entrañas fluyendo como serpientes para finalmente confluir en las negras y aceitosas aguas del Río Estigia. Bolas de fuego viaja cuan meteoros por el cielo, impactando en tremendas explosiones que destruyen todo a su paso, haciendo de Avernus un lugar donde nada dura demasiado tiempo en pie, y las ruinas de antiquísimas ciudades y fortalezas infernales quedando como los humeantes testigos de aquello. Miserables deudos y planares malhadados habitan en estos sitios, intentando permanecer fuera de la vista de las legiones infernales que marchan por el territorio, constantemente vigilando y preparándose para el siguiente enfrentamiento con las fuerzas demoníacas del Abismo.




Dis

El Segundo Infierno, Dis es conocida como La Ciudad de Hierro, una urbe de gigantescos palacios, torres monumentales y extensas avenidas que parece no acabar jamás. Todo en Dis está hecho de hierro, y todo este hierro está siempre incandescente; la piel expuesta se quema y descascara en cuestión de minutos, mientras que las botas se derriten tras una corta caminata. Lo único que parece no estar hecho de hierro en Dis son los deudos, obligados por sus pérfidos torturadores a arrastrarse casi desnudos por la ciudad, atrapados en profundos calabozos donde lo único que los acompaña en la oscuridad son los gritos de dolor, o forzados a trabajar en increíblemente inútiles obras, construyendo una torre de hierro (sin herramientas, claro) solo para que, al terminar, llegue otro equipo de lamentables esclavos con la misión de demolerla.



Minauros

El Tercer Infierno es un frio y maloliente pantano de aguas estancadas y arboles retorcidos. La humedad se cuela en todo, y pareciera que no hay forma de sentirse a gusto en este lugar. A diferencia del constante retumbar de ejercitos y explosiones de Avernus y los incesances gritos y fuelles de Dis, Minauros es incomodamente silencioso, solo el ocasional burbujeo del limo o el graznido de alguna criatura demasiado horrible como para llamarla ave rompiendo la monotonía. Los propios baatezu que aquí habitan parecen disfrutar del sigilo y el silencio, dejando que los deudos y visitantes se hagan sus propias ideas de lo que está por venir, o permitiéndoles escapar el tiempo suficiente como para terminar hundidos hasta el cuello y carcomidos por grotescas sanguijuelas antes de darles caza para comenzar desde cero. La gran urbe de Minauros, también llamada Minauros o La Ciudad Que Se Hunde, es el único sitio conocido donde se puede escapar del pegajoso pantano. Una mole del tamaño de un planeta, Minauros es un conjunto de estructuras de piedra que se apilan unas sobre otras, desesperadamente intentando no hundirse en el cieno. Empero, por eones eso es exactamente lo que la ciudad ha estado haciendo, por lo que sus habitantes deben constantemente construir más y más alto, levantando nuevos palacios sobre el techo de los que ya se sumergieron y erigiendo más pilares y arbotantes para apoyar la progresivamente más inestable estructura. Por supuesto, dado que Minauros es una gran marisma, conseguir piedra resulta ser un asunto particularmente complicado, por lo que regularmente es posible ver vastas hordas de deudos siendo picaneados por baatezu para minar las ocasionales protuberancias rocosas que se levantan aquí y allá, cada vez más lejanas de la ciudad y cada vez más problemáticas de encontrar. Se rumorea de la existencia de otra gran ciudad en Minauros, una que por lo visto habría logrado evitar el error de la Ciudad Que Se Hunde, pero los pocos que han regresado de sus expediciones a tal sitio suelen estar demasiado trastornados como para hilar sus ideas en forma coherente.



Phlegethos

El Cuarto Infierno es el que más se acerca a la idea del Infierno que existe en tantas culturas al rededor del Multiverso: Fuego, fuego, más fuego, algo de fuego con fuego al rededor y, más allá, fuego. Un visitante podría perfectamente pasar años en el sitio y permanecer convencido de que se encuentra en el Plano Elemental del Fuego, de no ser por que algún baatezu terminaría de dar con el para arrojarlo a un agujero y pincharlo con tridentes hasta el fin de los días. Ríos de fuego líquido, montañas de fuego solido y aires tan calientes que hasta las ideas se derriten hacen de Phlegethos un sitio tremendamente hostil incluso si se ignora la presencia de los locales, que si bien pueden ser criticados por la falta de originalidad, ciertamente se esmeran en que todo a su alrededor sufra hasta el extremo con sus "tradicionales" métodos. Por lo mismo, no es mucho lo que se sabe de este nivel del Infierno, más allá de que la gran urbe de Abrimoch (construida, según se cuenta, sobre el cadáver carbonizado y transformado en obsidiana de una antiquísima deidad) parece ser el único lugar donde se podría siquiera pensar en llevar a cabo algo más que arder hasta convertirse en cenizas.



Estigia

El Quinto Infierno está ahogado en un helado océano de enormes glaciares e insondables profundidades. El crujir de hielos del tamaño de continentes chocando entre ellos es constante y solo interrumpidos por los relámpagos que se descargan desde los tormentosos cielos. Las únicas aguas abiertas con el suficiente espacio para navegar sin ser aplastado son las del Estigio, el cual se cree tiene su origen en este lugar (razón del nombre); por supuesto, lo mismo se dice de muchos otros lugares en los Planos Inferiores, y no parece haber manera de estar seguro. Lo que es cierto es que aquel maléfico río fluye con especial ímpetu aquí y su caudal es aun más peligroso de lo usual, plagado de deformes leviatanes y traicioneros hielos que se ocultan bajo su negrura. Los pocos sitios habitados en Estigia suelen estar construidos de hielo y metal, clavados sobre icebergs, que en ocasiones terminan partiéndose en dos y tragándose a miles de individuos en un abrir y cerrar de ojos, o se inclinan lentamente por siglos hasta que, un día, se voltean y todo desaparece en las frías aguas. Tantlin es la más antigua y poderosa de estas ciudades, un importante punto de encuentro para viajeros del Estigio. Reconocida por su inusitado nivel de anarquía resultante de la despreocupada regencia del baatezu que la comanda, Tantil es lugar de constantes luchas entre los gremios, pandillas y agrupaciones que habitan en ella; lo único que evita que todos se coman las cabezas entre ellos y la ciudad sea tragada por el mar es la misteriosa pero palpable presencia de Levistus, Principe del Quinto Infierno, quien se dice yace congelado por toda la eternidad en la enorme estructura que flota en la bahía de Tantlin. Si está ahí realmente o no es cuestión de dudas y nadie anda de animo para comprobarlo, pero definitivamente alguien los está observando. 


Malebolgia

El Sexto Infierno es un sitio inusual: A donde quiera que se mire, lo único que parece existir es un interminable acantilado, sin cumbre y sin fondo, contrastando con un cielo de colores pustulantes; en algunas partes su pendiente es casi vertical, mientras que en otras surgen pequeñas salientes donde se apelotonan los pocos sitios habitados en este nivel, pero acantilado es todo lo que hay. Esto podría sonar relativamente pacífico comparado con el resto del plano, hasta que mencionan las piedras: Malebolgia es un acantilado en perpetuo colapso. Las avalanchas de rocas -algunas tan grandes que podrían ser montañas si solo se quedaran quietas un momento- son la tónica de cada minuto que transcurre en el Sexto Infierno, barriendo con todo a su paso y triturando cualquier cosa que intente hacerles frente, tanto así que en algunos momentos es imposible ver la cara del acantilado debajo del denso rió de rocas en caída libre. Nadie sabe exactamente de donde vienen las piedras -"de arriba" suele ser la única respuesta disponible-, pero tampoco es como si alguien tuviera el tiempo para averiguarlo, no cuando la vida en Malebolgia es una frenética carrera por no ser aplastado -y luego no ser devorado por la generosa variedad de monstruosidades voladoras que pululan por este lugar-. Los escasos sitios donde habitan los baatezu, planares y uno que otro deudo con suerte cobran la forma de poderosas fortalezas de bronce, que emplean las maneras más creativas disponibles para soportar el embate de las avalanchas. Así y todo, ni la más monumental de estas estructuras dura para siempre y eventualmente todo termina por ceder en Malebolgia, por lo que ningún sitio es capaz de ofrecer tranquilidad a sus habitantes. En ocasiones se comenta de túneles y salones descubiertos bajo el rostro del acantilado, protegidos de la retumbante destruccion que se desparrama por afuera. Por supuesto, también se dice que en ellos habitan seres más viejos que el tiempo, que algunos han incluso señalado podrían ser los antiguos baatezu, los hipotéticos maestros del Infierno antes del surgimiento de los actuales. Cabe preguntarse si esto no es más que una leyenda intencional para evitar que los locales encuentren refugio.


Maladomini

El Séptimo Infierno luce como el cementerio de las civilizaciones, con sus extensas planicies de roca desnuda bajo la penumbra de un cielo negro y sanguíneo interrumpidas por las inmensas ruinas de ciudades abandonadas y monumentos que el tiempo ha acabado por desmoronar. Espectaculares avenidas tragadas por el polvo, magníficos palacios ahorcados por hiedras moribundas, Maladomini es una seguidilla de obras magistrales que han sido desechadas y descartadas una tras otra, un museo moribundo donde nada parece ser apreciado. Estas ruinas son el resultado de la agónica insatisfacción del Señor del Séptimo Infierno, a quien la búsqueda por la perfección obsesiona a tal punto que está condenado a la decepción por el resto de la eternidad. A su antojo, cientos de miles de deudos son puestos a trabajar en minas y canteras hasta que son reducidos a polvo, extrayendo el material para erigir estructuras que pondrían en vergüenza las maravillas de cualquier mundo primario, solo para que, llegado el momento de inaugurarlas, el Señor del Séptimo Infierno entre en cólera y demande su destrucción y abandono por algo tan simple como una fuente que no es lo suficientemente harmoniosa o un pórtico que no es lo suficientemente alto. Esto ha hecho de Maladomini un sitio de desperdicio y de trivialidad, donde el trabajo significa nada y la esclavizante labor jamás termina, y donde los propios deudos aprenden a obsesionarse por una perfección que jamas podrán alcanzar, pues su propia naturaleza se encarga de impedírselos. Malagard, la mas reciente de estas obras y la actual preocupación del Señor del Séptimo Infierno, se encuentra en plena construcción, aunque nadie se hace esperanzas de que esta vaya a cumplir con la absurda perfección exigida. Grenpoli, en tanto, conocida como La Ciudad de la Diplomacia, se levanta ocupando una de las antiguas urbes abandonadas por el Señor, donde se dice los baatezu aprenden a afilar sus ideas y argumentos para convertirlos en las magníficamente retorcidas palabras por las que son reconocidos.


Cania

El Octavo Infierno es, al igual que Estigia, un infierno de hielo. Sin embargo, en Cania el frío es otra cosa, tan intenso que no hay manera de protegerse de el, congelando carne, hueso y alma de una sola gélida ventisca. Esto, en conjunto con lo profundo de su ubicación en el esquema infernal, han hecho de Cania un sitio del que se sabe muy poco, más allá de los escasos relatos de glaciares que avanzan entre las montañas mas rápido de lo que un hombre puede correr, moviéndose de maneras que hacen pensar en una intención y propósito tras sus brutales cargas.


Nessus

El Noveno Infierno es... un misterio. No se sabe manera alguna de llegar a el, y de no ser por que los propios baatezu lo comentan a ratos, nadie sabría siquiera de su existencia. No es como si los baatezu supieran como llegar tampoco; saben hay algo ahí abajo, un algo lo suficientemente poderoso como para que todos le tengan terror por mero instinto, pero eso sería todo. Se presume que quien sea gobierna Nessus es también la cabeza de los demás Señores Infernales, constantemente tirando de las infinitas cuerdas que conforman la maraña del poder en Baator, pero cuanto de esto es cierto o y cuanto es mera suposición es difícil decirlo.



viernes, 8 de noviembre de 2013

Time Wizards! Un Juego de Magos, Tiempo y Magos del Tiempo

Actualización 7-11-2014: El link de descarga estaba fallando. Arreglado.

Time Wizards! o ¡Magos del Tiempo! es un "juego de rol" que escribí un tiempo atrás  basado en una serie de estupideces que ideamos con un par de amigos, Gonzalo Jiménez y Alain Raymond, a principios de la década pasada. En aquellos días, solíamos tener conversaciones sobre un juego de rol donde los personajes determinaban sus poderes en función de que unidad de tiempo representaban (por ejemplo, un Jueves por la Mañana a las 11:30. Ese sería el nombre del personaje y también su fuente de poder), con la capacidad de alterar los eventos de la historia en función de que ocurría exactamente en ese momento. Esto, a su vez, combinado con una serie de reglas intencionalmente imprácticas y destinadas a ser lo más obstructoras posible.



Era una pelotudez de dimensiones, resultando en historias completamente absurdas.

Por eso mismo decidí que era hora de escribir las reglas, que pueden descargar más abajo. La razón de que estén en inglés se debe a que parte de la motivación por escribirlas vino de la solicitud de una serie de usuarios de cierta comunidad en linea, a quienes la idea pareció de alguna manera razonable.

Pueden descargar el manual aqui: Link de Descarga

Guía de Conversión Métrica para Pathfinder



A raíz de una inusitadamente acalorada discusión sobre el sistema métrico en los foros de Pathfinder, decidí confeccionar una guía de referencia que ayude a quienes prefieren jugar con metros y kilos en lugar de pies y libras.

Link de Descarga

La guía contiene tablas que cubren los usos más importantes, como el movimiento de personajes, el rango de las armas y la capacidad de carga, todo convertido al sistema métrico.

A fin de minimizar las complicaciones, particularmente en el combate, algunas aproximaciones fueron empleadas, detalladas en la primera parte de la guía. Las conversiones exactas también se incluyen en caso de que prefieran jugar con ellas.

El documento, de 9 páginas y en PDF, está en inglés. De interesarle a alguien, puedo ver la alternativa de traducirla al castellano. Además de Pathfinder, debería funcionar sin problemas con D&D 3e y 3.5.

Espero les sea de utilidad.


martes, 8 de octubre de 2013

Los Muchos Mundos de Planescape, Parte IV: Aqueronte

Hoy hablaremos de Aqueronte, aquel cubicamente belicoso plano donde "¡Cuando el cielo se caiga sobre nuestras cabezas!" puede muy bien significar "Nos vemos mañana a las 3 de la tarde".

Los Infernales Campos de Batalla del Aqueronte

Legal-Neutral (M)

Aqueronte (o El Aqueronte, si prefieren) es el plano del eterno conflicto, donde las guerras jamás terminan y la victoria nunca está realmente a la vista, haciendo de todo el asunto un cataclismo, pero finalmente inútil, ejercicio de luchar por luchar. Siendo la encarnación del alineamiento Legal-Neutral matizado por el Mal, en el Aqueronte el orden se impone por la fuerza, y el único propósito ulterior es la obediencia y el sometimiento, mismos que llevan a sus habitantes a enfrentarse todos y cada uno de sus días. La intolerancia y el confirmismo forzado son la tónica en un plano donde la piedad, el honor y la compasión no tienen cabida.

Físicamente, el Aqueronte es un sitio llamativo: flotando en un infinitamente extenso cielo vacío, inmensos cubos de metal viajan sin rumbo ni destino, como si cayeran en todas las direcciones. Algunos del tamaño de ciudades, otros lo suficientemente grandes como para alojar mundos enteros, los cubos del Aqueronte son el escenario de las inútiles guerras por las que este lugar es reconocido. Dado que el "abajo" aquí es siempre hacia la cara de un cubo, es posible (y, de hecho, común) que múltiples batallas se estén desarrollando al mismo tiempo en las seis caras del mismo, a veces sin que tengan relación directa entre si. En ocasiones los cubos chocan entre ellos, retumbando con un espantoso estruendo metálico que reverbera por todo el plano, aplastando a cientos de miles de soldados en un abrir y cerrar de ojos si es que tuvieron la mala suerte de estar parados en el punto de impacto. Muchas veces, de hecho, tan empecinados en su lucha están los ejércitos, que no caen en cuenta del inminente impacto hasta que el cielo se oscurece y la mole de metal sobre sus cabezas los reduce a una gran mancha sanguinolenta. En otras, los impactos terminan mezclando guerras distintas y enfrentando bandos que nunca se habían visto, o regresando con ejércitos perdidos que se creía olvidados desde hacia siglos, otorgando una fatal dosis de variedad a todo el asunto.

Si se está atento, suele ser posible prever el impacto entre los cubos con antelación; la sabiduría convencional señala que un cubo puede ser divisado en la distancia hasta tres días antes de que choque, otorgando la oportunidad para salir de su camino. Aun cuando la mayoría de las veces suele ser demasiado tarde, muchos generales y comandantes acostumbran mantener astrónomos y vigías constantemente auscultando los cielos a fin de saber cuando movilizar sus fuerzas. Algunos incluso cuentan con los legendarios hassitorium, gigantescas ciudades-fortaleza construidas por una antigua civilización ya extinta que se dice alguna vez dominó gran parte del Aqueronte. Los hassitorium (singular hassitor) son conformados a partir de un extraño metal al que son fusionados los cuerpos de miles de esclavos, que luego se arrastran para movilizar la estructura. No es raro terminar como parte del inmueble si se agota la paciencia del señor de alguna de estas ciudadelas andantes.

Pese al conflicto reinante, el Aqueronte es relativamente benigno bajo las circunstancias apropiadas, al menos tan benigno como puede llegar a ser un Plano Inferior. Si bien sus cubos son inhóspitos -la poca y extraña fauna y flora que crecen de las planicies de metal es escasa y peligrosa- y la vida suele ser corta, violenta y desagradable, la misma fría y duramente estructurada mentalidad que provoca guerras nuevas a cada momento lo hace un lugar lleno de oportunidades a quienes sepan seguirle el juego. Los deudos y planares que aquí habitan entienden de respeto, lealtad y obediencia tanto como de corrupción, traición y miedo, y gustosamente aceptan a viajeros dispuestos a formar parte de sus campañas; compañías mercenarias de todo el Multiverso viajan al Aqueronte para ofrecer sus servicios. El que las guerras sean completamente inútiles no quiere decir que no se pueda hacer algo de dinero peleando en ellas.

El Aqueronte está habitado por incontables criaturas, algunas de las cuales ni siquiera tienen nombre, provenientes de mundos remotos y desconocidos, todas enfrascadas en alguna clase de conflicto. Siendo el plano donde la mayoría de las deidades goblinoides mantienen sus dominios, es común toparse con trasgos, orcos, ogros y otras criaturas similares, para quienes servir en las eternas guerras de sus dioses suele constituir un concepto deseable de la vida después de la muerte. Los Eutanastas mantienen una importante presencia en el plano, y también es relativamente común toparse con modrones buscando materia prima para reparar los engranajes de Mecanus, baatezu aconsejando generales y reclutando soldados para la Guerra de la Sangre y yugoloths ofreciendo sus servicios al mejor postor. Aunque más escasos, en ocasiones los portales revientan con ejércitos de furiosos deudos enanos provenientes de Arcadia, quienes viajan al Aqueronte en nombre de Clanggedin para machacar goblinoides hasta que se les partan los martillos.

Algunos cubos son tan inmensos que alojan paisajes enteros con montañas trituradas, lagos secos y bosques quemados y retorcidos. En ocasiones incluso pueden tener sus propios sistemas climáticos, bañando a los ejércitos con lluvias aceitosas y nieve cenicienta. Se habla de que existen cubos que jamas han chocado, soportando idílicos territorios de verdes praderas y blancas montañas, pero nadie ha visto tamaña cosa.
La naturaleza física del plano lo hace difícil de transitar; si bien suelen existir portales estables entre algunos cubos que han estado habitados por mucho tiempo, como Clangor -hogar del panteón trasgo-, Nishrek -hogar del panteón orco- y el Cubo de las Batallas (donde ambos panteones se suelen enfrentar), para la mayor parte de ellos la única forma confiable de viaje es el vuelo. Dado que la gravedad está sujeta a la cara del cubo en que se está parado, es posible pasar de una a otra con solo caminar por el borde, aun cuando esto tiende a resultar más complicado de lo que suena si es que nunca se ha hecho antes. Entre los cubos, la gravedad deja de operar; no hay total claridad que tan lejos se extiende la gravedad de cada cubo, por lo que aquellos quienes transitan por el vacío hacen bien en irse con cuidado para no verse súbitamente cayendo en dirección a uno lleno de criatura innombrables.

Solo el primer nivel del Aqueronte es ampliamente conocido, llamado Ávalas. Se sabe de un segundo nivel oculto en las profundidades, llamado Thuldanin, es donde los cubos más antiguos y desgastados van a parar, junto con los desperdicios y despojos acumulados por interminables siglos de guerra, tanto en Aqueronte como en otros planos. No hay total acuerdo de si hay más niveles después de Thuldanin, aunque historias sobre regiones de absoluta negrura donde imposiblemente afiladas hojas y agujas cercenan todo a su paso, resultantes de cubos que han recibido más impactos de los que son posibles de enumerar, suelen circular por las fogatas de los campamentos y las tabernas de Sigil. Por que alguien querría visitar un lugar así, en todo caso, queda por saberlo.

lunes, 7 de octubre de 2013

Mastereadoramente Hablando: Asuntos de Liderazgo y Peleas de Poder

El tema del liderazgo y el poder en un grupo de rol es un tema interesante y, en ocasiones, conflictivo. Lo he conversado en varias ocasiones con diferentes personas, y en general me da la impresión que es algo que notamos más los masters que los jugadores, probablemente por la perspectiva que nos toca asumir dentro del grupo, que nos coloca afuera de las interacciones de los personajes. Me parece que muchos de los conflictos que se dan entre los personajes (y, a veces, entre los jugadores que los controlan) tienen su fundamento en la manera en que se distribuye la autoridad entre los jugadores, y en como esta se compara con la manera en que se distribuye entre los personajes, dos cosas que no siempre son equivalentes.



Piensen en cualquier grupo de personas: Aun cuando todos estén en igualdad de condiciones y capacidades, siempre hay alguien que posee una mayor influencia que el resto. Se suele reflejar en cosas tales como el amigo que organiza al resto, aquel al que los demás acuden primero cuando hay que tomar una decisión, aquel cuya presencia ayuda a afiatar al conjunto. No necesariamente este liderazgo es expreso; justamente eso es lo que lo hace autoridad y no poder, como podría ser en grupos donde el más grande, el más adinerado o el más fuerte manda por naturaleza de su situación (como decían los romanos, auctoritas es aquel "misterioso poder de influir en otros ganado por la dignidad y reputación", en contraste con la potestas otorgada por la capacidad de ejercer coerción). Es una situación que se gesta con el paso del tiempo, las facultades e intereses de los individuos y las circunstancias.

Ahora piensen en el típico grupo de personajes: La mayoría de los juegos enfatizan el balance, con el objetivo de que todos los personajes brillen por igual y de esa manera evitar que un jugador se sienta dejado de lado. Sin embargo, de todas formas siempre existe al menos un líder, aquel personaje que suele ser el primero en decidir a donde va el grupo o el que tiende a zanjar las discusiones. La manera más fácil de identificarlo es fijarse quien es el que suele comunicar el sentir del grupo al master: Cuando como masters preguntamos "¿Que hacen?", usualmente hay cierta cantidad de discusión entre los jugadores y finalmente uno de ellos es el que responde "Nos robamos todas las gallinas". Aun cuando esto puede variar de intensidad de grupo en grupo, casi siempre es un jugador el que toma la "vocería" de los personajes.

Tener un líder natural entre los personajes es una situación que todo master quiere fomentar. Un líder ordena a los personajes, evita que se separen, incita la búsqueda de acuerdos y en general mantiene las cosas andando. Es, también, una de las mejores herramientas que los masters podemos utilizar para manipular al grupo y empujarlo en la dirección que queremos, puesto que es mucho más sencillo influenciar a un solo jugador y que este luego influencie al resto, que tratar de influenciarlos a todos.

Excepto cuando no es uno, sino que dos o más. Aquí es cuando tenemos un problema.

Solo recuerden la última vez que su grupo se paralizó por la indecisión: Lo más probable es que dos o más jugadores hayan tomado roles de liderazgo con opiniones diferentes sobre que hacer, provocando la inoperancia del grupo. Lo común es que esto ocurra un rato y luego las cosas vuelvan a la normalidad, pero si no tenemos cuidado en la forma que administramos la campaña, podemos terminar perpetuandolo por accidente.

Creo que gran parte de estos problemas surjan de lo primero que les mencioné: La diferencia entre el líder del grupo de personas y el líder del grupo de personajes. Todo grupo que juegue rol desarrolla cierto grado de afinidad interpersonal; me arriesgaría a decir que la mayoría son grupos de amigos, o cuando menos gente que se soporta amablemente. Y en estos grupos va a existir un líder natural. Es normal que el master tome cierto grado de liderazgo por el mero hecho de que su labor requiere que el resto le preste atención, pero esto mismo crea una situación en que el grupo se divide entre el master y los jugadores, y dentro del segundo surge un nuevo líder (o, en caso de que el líder natural del grupo sea un jugador, cobra fuerza por separado del master).

Si el líder del grupo de personas es el mismo que el líder de los personajes (cosa que, en mi experiencia, suele ser el caso), no debiésemos tener mayores problemas. Pero si el líder del grupo es distinto del líder de los personajes, a menos que el primero tenga la capacidad de identificar la situación y dejar su rol durante la partida, lo más probable es que, eventualmente, el grupo desarrolle un duopolio de liderazgo (en grupos muy grandes pueden haber mas de dos. Recuerdo haber mastereado a un grupo de 10 personas durante dos años en el que había tres lideres distintos. Esto llevó, entre otras cosas, al más temible encuentro que le he interpuesto a un grupo: Un pasillo con cuatro salidas. Fueron más de 30 minutos de debate para definir cual de ellas tomar).

¿Como puede ocurrir esto? Después de todo, uno tendería a esperar que el liderazgo natural de los personajes suela ir en la misma tónica de los jugadores. Pero no olvidemos que hay varios factores que pueden catapultar a un personaje a la cabeza del grupo, y generalmente somos los masters quienes tenemos la responsabilidad de poner ojo a este asunto. Por la vía del grado de relevancia y poder que otorgamos a un personaje influimos directamente en su condición de liderazgo: si la campaña discurre en un reino donde uno de los personajes es hijo del monarca, entonces su situación lo empujará a tomar mayor control sobre el grupo; si por efecto de la idoneidad de un personaje para lidiar con los desafíos que colocamos el grupo comienza a depender demasiado de el (ya saben, eso de poner desafíos tipo Iron Chef justo cuando un personaje entrena Cocina hasta las pailas. "Hasta las pailas", ¿vieron eso? ¿eh?), esto lo hara mas proclive a ser quien toma las riendas del grupo.

Ahora, cabe destacar que no necesariamente hay una lucha consciente de poder; no quiero decir que todos los jugadores sean potenciales caudillos listos para unificar a las tribus esteparias y asediar nuestras ciudades. Tiene más que ver con la misma situación que empuja a una persona a ser el líder natural de un grupo: su opinión es respetada y suele tener iniciativa. Salvo que activamente decida no actuar de esa forma al notar que otro jugador es quien lidera a los personajes, por mera forma de ser va a terminar actuando como líder.

Nada de esto quiere decir que como masters tengamos que otorgar condiciones para favorecer el liderazgo de los personajes a la misma persona que consideramos como de mayor influencia en el grupo. De hecho, muchas veces considero positivo empujar a quienes normalmente no ocupan posiciones de liderazgo en el grupo a la palestra por un rato, con el fin de evitar que se retraigan y de paso entregar una mirada nueva al asunto (mucho cuidado con hacer esto demasiado, sin embargo, pues poner a cargo a un jugador que normalmente prefiere tomar el asiento de atrás puede terminar siendo un problema tanto para el como para el grupo en general). El asunto al que quiero llegar con esta diatriba es enfatizar lo importante que es poner atención al balance de poder dentro del grupo y a evitar crear hidras que frenen la historia. Un jugador líder no necesita incentivos adicionales para serlo como personaje, lo que es un punto muy útil de recordar cuando se necesita que el grupo opere como una unidad. Al mismo tiempo, si sabemos que un jugador a cobrado el rol de líder (y esto ha sido beneficioso para el grupo), quizá lo mejor sea mantener esa situación y tener cuidado de no crear otro por accidente.

Como masters debemos procurar que todos en el grupo tengan un buen rato, y esto no necesariamente implica hacer de todos un líder. Hay jugadores que felizmente dejan que otros se hagan cargo de llevar la batuta, pues les da espacio para hacer lo que les interesa con holgura, o que simplemente no se complican con el hecho de que alguien mas sea el que tome el timón; quizá confían lo suficientemente en el criterio de otro jugador como para depositar en el la responsabilidad de hacer funcionar el grupo (aunque lo normal es que todo esto ocurra de forma inconsciente). Y como mencionaba anteriormente, tener un único interlocutor que sabemos va a influir de mayor manera en el comportamiento del grupo es tremendamente útil para manejar situaciones y predecir cursos de acción.

Los Muchos Mundos de Planescape, Parte III: Mecanus

El tema que nos convoca para esta tercera parte es Mecanus, plano cuyo nombre da mas que por sentado que estamos hablando de un sitio bien organizado.


La Nirvana de Relojería de Mecanus

Legal-Neutral


Mecanus es la máxima representación del orden, un universo mecánico con engranajes del tamaño de continentes girando al compás de un proceso tan misterioso como cautivador. Es la representación física del alineamiento Legal-Neutral, sin verse influenciado por el bien ni por el mal. Es un sitio predecible, donde si se entienden las reglas se entienden los procesos; esto mismo, sin embargo, lo hace un sitio extraño y confuso, pues el que existan estas reglas no quiere decir que sean sencillas de entender. Es como si la burocracia tuviera forma física.

Todo en Mecanus está apropiadamente organizado, categorizado y proporcionalmente representado. Si en un sitio hace calor, en otro hace frío; si un lugar está iluminado, hay otro donde abunda la oscuridad. Mientras que en Arcadia todo parece seguir un plan mayor destinado al bien común, en Mecanus todo lo que importa es la perfección. Puede que en los Reinos Apacibles el individuo salga siempre perdiendo cuando es necesario procurar el bien común, pero en el Universo de Relojería el individuo simplemente no existe; todo es meramente un componente más de un aparato más grande. Y una rápida mirada al plano da a entender que incluso es más gigantesco de esos aparados es a su vez parte de uno aun mayor.

Aquellos que visitan Mecanus por primera vez se sorprenden con la sobrecogedora inmensidad del asunto: dondequiera que miren, engranajes de todas las formas, tamaños y orientaciones concebibles se extienden, conectados por interminables guías, bandas y cigüeñales. Algunos son tan pequeños como para caber dentro de la palma, mientras que otros parecen extenderse hasta el infinito. Todos, sin embargo, están interconectados, y ninguno gira sin que todo el resto del plano también lo haga. Esto ha dado paso al rumor de que toda esta maquinaria se encuentra calculando algo, o haciendo que otro algo funcione; algunos señalan que la relojería de Mecanus es lo que mantiene al Multiverso andando, y otros que la Gran Rueda no sería más que un componente más dentro de su inexorable calculo, destinada a detenerse el día en que el resultado sea determinado y su tarea concluya.

El que sea una gran máquina no quiere decir que sea un sitio desolado, en todo caso. Muy por el contrario. La relativa hospitalidad del plano (tiene aire para respirar y no esta inundado por ríos de fuego ni tormentas de azufre, de por si un panorama bastante mejor que en muchos otros sitios) lo ha convertido en el hogar de incontables variedades de criaturas y organizaciones; numerosos poderes de la Ley también mantienen sus dominios aquí. Los lugares habitados suelen existir sobre las caras planas de los engranajes; en los mas grandes, es perfectamente posible toparse con cordilleras, bosques y mares. Pese a que rotan, los de mayor tamaño lo hacen tan lentamente que es imperceptible; algunos de los mas pequeños, sin embargo, giran a velocidades espeluznantes. Cabe señalar que, aunque difíciles de alcanzar, una criatura que se pare sobre uno de estos engranajes veloces puede permanecer perfectamente bien gracias a la gravedad discrecional de cada pieza, solo viéndose sujeto a la fuerza centripeta de los mismos si se acerca demasiado al borde. La gravedad en Mecanus siempre apunta hacia la cara de un engranaje, razón por la cual es posible encontrarse con algunos que tienen habitantes en ambos lados, cada uno de cabeza con respecto al otro. Si se es lo suficientemente hábil y cuidadoso, es incluso posible pasar caminando de una cara a la otra. Por supuesto, es igualmente posible caer por accidente y ser atrapado por la gravedad de otro engranaje, o quedar eternamente atrapado en el vacío que los separa.

No hay cielo en el sentido formal de la palabra; a donde quiera que se mire, siempre se verán partes del gran mecanismo. En algunos casos pueden haber vacíos de miles y miles de kilómetros, pero siempre habrá algo moviéndose del otro lado. Una misteriosa luz blanca que emana de una fuente desconocida inunda el plano durante doce horas, seguido por otras doce de oscuridad, dando como resultado días que no resultan demasiado distinto de aquellos en la mayoría de los mundos primarios. Un visitante que pregunte a los locales como es que esto funciona generalmente se topará con la misma respuesta: Hay oscuridad la mitad del tiempo, por lo que necesariamente debe haber luz durante la otra mitad. Tratar de ahondar más en el asunto puede derivar en una conversación enervantemente circular.

Si bien hay quienes cuestionan la aseveración, los modrones (singular modrón) se presentan como las criaturas nativas de Mecanus, siendo posible encontrarlos casi en cualquier parte del mismo, usualmente cuidando y reparando sus piezas. Extrañas criaturas mitad máquina, los modrones son una especie rígidamente jerarquizada, más incluso que los baatezu. Desde los mas bajos monodrones hasta los insondables secundi (y luego su misterioso líder/dios/creador Primus), todo modrón sabe instintivamente qué lugar ocupa dentro de la jerarquía, debiendole obediencia absoluta (en la más extensa ínterpretación de la palabra; un modrón jamás se cuestiona una orden, simplemente la cumple) a su superior directo y teniendo la misma facultad con respecto a su subalterno directo. Esto hace de los modrones las criaturas más eficientes y organizadas de las que se tenga conocimiento, operando tal cual la relojería que los rodea (y que los compone). Al mismo tiempo, los hace seres tremendamente difíciles de entender y complejos de relacionarse con, pues para un modrón las relaciones se remiten generalmente a: Obedecer a quien está arriba, dirigir a quien está abajo y coordinarse con quien está al lado. Se dice que, en raras ocasiones, ciertos modrones (llamados "Modrones Solitarios") pueden llegar a desobedecer una orden, momento en el cual se les vendría encima un mundo de revelaciones sobre la existencia de su individualidad e identidad, aunque no hay registros concretos al respecto; muchas veces, suele ser que alguien confundió a un modrón cumpliendo una orden particularmente extraña con uno que ha tomado una decisión propia. Como fuere, los propios modrones procuran aplastar cualquier rumor referente a ello, lo que solo sirve para avivar la curiosidad al respecto.

Algunos tipos de modrones. De izquierda a derecha, comenzando en la fila superior: Monodrón, Duodrón, Cuadrón, Supuesto Cuadrón Solitario, Tridrón y Pentadrón
Además de los modrones, es posible toparse con criaturas tales como los formianos y sus inmensas colonias, algunas de las cuales ocupan por completo engranajes planetariamente grandes. Los formianos de Mecanus son mucho más parecidos a sus contrapartidas primarias que los que habitan en Arcadia, siendo agresivamente expansionistas, lo que regularmente los lleva a entrar en conflicto con los modrones, para quienes todo el alboroto y suciedad resultan insoportables. La Fraternidad del Orden tiene su base de operaciones en Mecanus, en la inmensa Fortaleza de la Ilustración Disciplinada, donde su interminable burocracia se encarga de clasificar, referenciar, re-referenciar y archivar el conocimiento acumulado por la facción, por lo que sus miembros pueden ser encontrados por todo el plano buscando la manera de entender el propósito de los engranajes y tratando de determinar las reglas que lo rigen (para así eventualmente poder controlarlo). Los Matemáticos, una de las facciones sobrevivieron tras escapar de Sigil durante el Solevantamiento que acabó con la mayoría de ellas, se mantiene como una secta en Mecanus. Convencidos de que la naturaleza proporcional de Mecanus implica que todo lo que existe está de alguna manera representado en el plano, los Matemáticos creen que todo lo que se puede imaginar también debe tener su equivalente aquí, y dedican sus vidas a dar con la metodología que les permita determinar donde exactamente. Por supuesto, esta creencia ha dado lugar a toda clase de historias, atrayendo a innumerables visitantes en busca de aquella fuente de oro líquido con la que soñaban el otro día.

viernes, 4 de octubre de 2013

Los Muchos Mundos de Planescape, Parte II: Arcadia

Hoy hablaremos de Arcadia, el siempre incomprendido plano que es demasiado ordenado para su propio bien.

Los Apacibles Reinos de Arcadia

Legal-Neutral (B)

Arcadia es el plano de existencia donde el bien común lo es todo, siendo de alineamiento Legal-Neutral tendiente a Bueno (como hablaremos en más detalle en otra oportunidad, para cada combinación de alineamiento Neutral-Algo existen tres versiones, una totalmente neutral y dos "tendientes a" los diferentes extremos de los ejes Ley-Caos y Bien-Mal).

Los Apacible Reinos pueden resultar un tanto desconcertantes la primera vez que se los visita, pues si bien es un plano de verdes praderas, espesos bosques y harmoniosos ríos que no dista demasiado de los paisajes idílicos de Celestia, todo parece estar premeditadamente organizado a la perfección: El pasto y la hierba crecen ordenadamente, nunca más largo o mas corto que el resto, dándole el aspecto de un bien cuidado jardín; los arboles en los bosques surgen en hileras, con sus copas todas de la misma altura y grosor, tal como si se tratara de un pomar; los ríos tienen causes rectos y limpios, formando ángulos siempre iguales cuando cambian de dirección, igual que canales de regadío. El propio sol es en realidad una enorme esfera -conocida como la Esfera del Día y la Noche- que irradia en cantidades iguales luz y oscuridad, girando lentamente para proporcionar 12 horas exactas de día seguidas de 12 horas exactas de noche (lo que resulta en que no hay albas ni ocasos en Arcadia, solo un súbito cambio de iluminación que suele descolocar a los visitantes. De hecho, es posible ver la noche o el día acercarse a lo lejos, como una oleada de luz u oscuridad que va cubriendo el paisaje). Incluso las bestias salvajes parecen estar pautadas, con todas las bandadas de aves contando con exactamente el mismo numero, los insectos viajando en patrones estructurados y sin salirse de su curso, los peces saltando del agua la misma cantidad igual de veces cada día.

Lo que quizá más confunda del asunto es que, pese a que el plano pudiera parecer una obra de teatro cuidadosamente administrada, es que todo esto ocurre de forma natural; las criaturas, la naturaleza e incluso la propia geografía parecen saber exactamente lo que tienen que hacer, como hacerlo y cuando, siempre en pos del bien común. Cada ser nativo a Arcadia entiende instintivamente que juega un papel fundamental en un gran plan insondable, y lo cumple siempre a la perfección, por lo que no es raro ver cardúmenes de peces tranquilamente arrojándose a las redes cuando corresponde que los pescadores obtengan su botín, abejas permitiendo que se extraiga tranquilamente la miel de sus panales, o los arboles dejando caer sus frutas en ordenados montones al momento que es hora de cosecharlas.

Los deudos y planares que habitan Arcadia siguen el mismo patrón de comportamiento, y no hay comunidad en el Multiverso más solicita y atenta que la de este plano, siempre dispuesta a lo que sea con tal de beneficiar al grupo por sobre el individuo, poniendo su vida eterna en juego (pues se cree que aquellos deudos que, ya habiendo muerto en sus vidas pasadas, lo hacen nuevamente en los Planos Exteriores, desaparecen por siempre, aun cuando algunas facciones tienen interpretaciones distintas de que es exactamente lo que ocurre con ellos). Por otra parte, ahí yace el lado cuestionable del plano: Cuando el grupo lo es todo, el individuo importa poco.

Se suele decir que Arcadia es el paraíso, siempre y cuando tu visión del paraíso consista en la misma que tienen quienes viven en Arcadia. No hay espacio para interpretaciones, divergencias de opinión o disención; las cosas se hacen de una manera y basta. En tiempos pasados, los arcadianos eran simplemente irritantes, pero por lo demás dispuestos a tolerar a quienes pensaban distinto siempre y cuando no les causaran demasiados problemas. Eso ha cambiado en los últimos siglos, a medida que los deudos y planares se han vuelto progresivamente más cerrados y desconfiados, incluso paranoicos, de visitantes y extraños, sometiendo a cualquier nuevo arribo a escrutinios, pruebas y, en casos más extremos, a violencia. Nadie sabe del todo bien que ha ocurrido en el plano para provocar este cambio de actitud, pero muchos sospechan que el Harmonium, con su actitud progresivamente más fanática en la búsqueda de la paz  y entendimiento universal, ha jugado un rol fundamental en ello. Incluso corren rumores de "campos de corrección" administrados por la facción en las zonas más profundas del plano, donde los Cabezaduras estarían aparentemente intentando dar con la manera de convertir a aquellos que piensan distinto y darles a entender lo bueno de sus maneras.

Empero de lo anterior, Arcadia no es un sitio abiertamente hostil; un viajero que se comporte y evite levantar demasiadas sospechas puede estar relativamente tranquilo. Mientras se atenga a los caminos (que parecen discurrir por todo el plano, casi como si cada evento geográfico y localidad estuvieran conectados por vías cuidadosamente mantenidas y apropiadamente señalizadas) y haga nada para dañar el bien común, los arcadianos le tendrán un ojo puesto encima pero por lo demás lo dejaran ser. Visitantes legales y buenos son los que menos desconfianzas levantan (aunque incluso el más paladinesco de los individuos será sujeto de duda hasta no ganarse la venia de los locales), mientras que aquellos de alineamiento caótico pueden ser tolerados por cortos periodos de tiempo si sus razones para estar en los Apacibles Reinos son honestas (aunque probablemente serán asignados una patrulla permanente para tenerlos vigilados); seres malvados rara vez sobreviven más de unos instantes a menos que se mantengan ocultos, pues su sola presencia basta para alertar incluso a las criaturas salvajes. Podrá ser un Plano Superior, pero los arcadianos no tienen miramientos a la hora de ejecutar a un ser malvados (o a cualquiera que les cause demasiados problemas o rompa alguna de sus muchas normas y regulaciones).

Los deudos en Arcadia lucen como gente común y corriente, llevando vidas ordenadas y dedicadas al trabajo y la comunidad. Algunos de los mejores herreros, constructores y granjeros del Multiverso provienen de Arcadia, donde la labor constante es parte de la recompensa eterna y al mismo tiempo parte del proceso que han de seguir para progresar en el más allá. Extrañamente, Arcadia es el único lugar donde sus deudos parecen envejecer, aun cuando esto no tenga mayor impacto sobre su capacidad física y mental. Cómo envejecen exactamente es algo confuso, pues un mismo deudo puede lucir juvenil por siglos y la siguiente vez que se lo encuentra parecer veinte años más viejo, mientras que otros lucen atascados eternamente en la misma edad o incluso rejuvenecen. Dicen en algunas partes que la edad aparente del deudo guarda relación con su grado de comunión con el plano, y que por lo tanto los que mayor lucen más plenos -y poderosos- son.

No se sabe de la existencia de una raza específicamente nativa a Arcadia, como los baatezu de los Nueve Infiernos o los arcontes de Celestia. Humanos y enanos parecen ser los seres más comunes, probablemente debido a la alta presencia de deidades de sus panteones, como Clangeddin de los enanos (cuyos dominios consisten en una gigantesca montaña perfectamente cónica que lleva su nombre) o Marduk del Panteón Sumerio (cuya ciudad es considerada uno de los sitios mas bellos de Abellio, el primer nivel de Arcadia). También hay una considerable presencia de formianos y sus gigantescas colonias subterráneas, aunque considerablemente más pacíficos y tranquilos que sus parientes del Plano Material Primario.

jueves, 3 de octubre de 2013

Los Muchos Mundos de Planescape, Parte I: Celestia

Soy de la idea que nunca se puede tener demasiada información de Planescape; es un escenario de campaña tan monumentalmente grande y complejo que siempre va a faltar algo por cubrir. Al mismo tiempo, es un escenario que, si bien no tan antiguo como Greyhawk o los Reinos Olvidados, es en general el menos recordado de todos, probablemente debido a su relativamente corta vida de publicación,  lo que hace cada vez menos probable que las nuevas generaciones de jugadores sepan de el. Más aun, dado que los libros nunca se publicaron formalmente en castellano, para quienes hablamos la Lengua de Cervantes es aun más apremiante tener el asunto a mano.

Entonces, con esta publicación quiero dar un recorrido general por todos los planos que componen Planescape; será más que nada una pincelada superficial, con el objetivo de dar a conocer el concepto y carácter de cada uno, dejando los secretos y misterios para quienes decidan incarle el diente, evitando arruinarles la sorpresa de leerlo.

Los Siete Cielos de Celestia

Legal-Bueno


Para quienes llegan por primera vez al Monte Celestia, la vista puede resultar obnubilante: Desde un interminable mar de argéntea agua bendita, una montaña tan alta como pueden ser las montañas (y luego un poco más) se despliega hacia el cielo, su cumbre perdiéndose en un fulgor tan intenso que taladra los ojos.

Celestia es el plano que personifica la perfecta comunión entre la Ley y el Bien, donde la búsqueda de la virtud y el perfeccionamiento por medio de la misma son la tónica, y donde la justicia prevalece por sobre todas las cosas. Es el único lugar del Multiverso donde un sujeto puede sentirse verdaderamente seguro y en paz (asumiendo, claro, que no se aleje demasiado del bien y la ley, aunque incluso en ese caso es posible que lo pase mejor que en los planos que le corresponden, con todo eso de la piedad, el perdón y la redención que tanto gusta a los locales). Empero, esto no quiere decir que sea un sitio inofensivo: Más allá de las verdes colinas y reconfortantes playas de Lunia, el Primer Cielo, trepar la montaña es todo un desafío, y más de algún incauto ha sido arrojado al vacío por las potentes ventiscas o caído en un abismo de incontables kilómetros de profundidad para nunca más ser vuelto a ver.

El plano es el destino de aquellos que en vida buscaron y practicaron las virtudes, procurando seguir sus códigos en pos de un bien ulterior, por lo que por todas partes es posible encontrar deudos que, en su vida después de la muerte, se esfuerzan por continuar esa senda y llevarla a nuevos niveles de plenitud. Suele hablarse en los Siete Cielos de las Vías Virtuosas, suertes de jornadas que los deudos (o cualquiera que ande de paso, si le parece) pueden tomar para ascender. Esta ascension es tanto espiritual como física, pues la manera de alcanzar los niveles superiores del plano es justamente subiendo por las cumbres y desfiladeros que componen el macizo a medida que se practican las virtudes; se puede escalar por años sin alcanzar el siguiente cielo si es que el viajero no ha logrado, primero, entrar en comunión con dichas virtudes. Se rumorea que no todas las Vías Virtuosas (cada una de las cuales enfatiza valores diferentes, como la generosidad, la humildad y la meditación) podrán llevar a un sujeto hasta la cumbre, pero la verdad es que nadie que espere llevarlas a buen término (cosa que requiere de un esfuerzo honesto y veraz... al menos en principio) se preocupa demasiado por esas cosas. Así y todo, la mayoría de quienes se embarcan por una de las Vías termina por fallar en algún momento del viaje, y los niveles inferiores de Celestia están poblados por las incontables almas que decidieron aceptar su incapacidad. No es como si pasar el resto de sus post-vidas en el lugar que más apropiadamente se lleva el titulo de Paraíso fuera algo demasiado terrible, en cualquier caso.

Debido a su tranquilidad paradisíaca, y la -comparada con el resto de los planos- inmensa hospitalidad de sus habitantes, Lunia es un sitio considerablemente poblado, lleno de villas, ciudades, monasterios y casas de retiro. El clima, aunque en ocasiones tormentoso, muestra siempre un apropiado balance entre el frío y el calor, la humedad y sequedad, lo suficientemente variado para no ser monótono lo suficientemente moderado para no ser desagradable. Todo parece ocurrir por alguna razón,  y ninguna tormenta golpea sin dar aviso suficiente para ponerse a resguardo. Los niveles superiores siempre brillan con la intensidad del sol (razón por la cual es imposible divisar mas allá del siguiente nivel en Celestia, sin importar donde se esté), y observarlos por demasiado tiempo puede causar ceguera. La gran cantidad de visitas que este nivel del plano recibe lo hace un punto predilecto por los viajeros planares para comerciar, conseguir trabajo, buscar información o simplemente tomarse unas buenas vacaciones; incontables portales conectan Lunia con mas mundos de los que se puede mencionar, y es común toparse con visitantes de tierras distantes que, al llegar por primera vez, creen estar en algún otro paraíso de su credo particular (la cantidad de individuos que confunden al Monte Celestia con el Monte Olimpo es considerable).

Si bien es un plano legal-bueno, criaturas de otros alineamientos son bienvenidas, siempre y cuando procuren comportarse. Individuos malvados son raros, aunque no del todo imposibles de encontrar, y si son apropiadamente cuidadosos pueden ser tolerados temporalmente. De todas formas, han de estar atentos, no vaya a ser que un alma especialmente caritativa decida ayudarlos a redimirse en forma intensiva, o se los sospeche agentes de las fuerzas del mal y arroje. 

Los arcontes son las criaturas consideradas nativas a Celestia, ordenados en una estructura jerárquica de múltiples niveles que supuestamente alude al grado de virtuosidad alcanzado. Los arcones más bajos surgen de entre las almas ascendidas de los propios deudos, a partir de donde progresan a escalafones más elevados. Cabe destacar que los ángeles, probablemente la primera criatura que se viene a la cabeza al hablar de Celestia, no son exactamente arcontes, sino más bien aasimon (plural y singular es el mismo), que provienen de los Planos Superiores, aunque es un misterio exactamente de cual.

Junto con Arcadia, Celestia es la principal fuente de soldados en la interminable lucha contra las criaturas del mal. Empero, es bien sabido que los arcontes y aasimon prefieren operar tras bambalinas para mantener la Guerra de la Sangre entre los baatezu y tanar'ri andando y así dejar que se maten entre ellos en lugar de andarlos combatiendo directamente.

Si bien el plano es habitado por una multiplicidad de poderes benignos de todas las categorías, nadie sabe realmente quien tiene la última palabra en los Siete Cielos, o siquiera si efectivamente hay alguien que tenga dicha autoridad. Sin embargo, se suele considerar a la Hebdómada (organización compuesta de siete poderosísimos arcontes) como lo más cercano a un cuerpo gobernante, aun cuando sus acciones, motivaciones y finalidades suelen ser completamente misteriosas.

jueves, 29 de agosto de 2013

Mastereadoramente Hablando: Tomando el Control

Si llevas al menos un par de años jugando rol, lo más probable es que te hayas topado con una instancia en que, sea ya por motivos de la historia, eventualidades de las reglas o simplemente por que el DM odia a alguien en particular, uno de los PJs se ve impedido de actuar en la forma que lo haría normalmente o es obligado a comportarse de determinada manera. Quizá un contemplador le controla la mente o tal vez los Calzoncillos de Duplicidad que encontró en el armario del villano lo reemplazaron con un clon. Sea como fuere, el punto es que alguien más ha tomado el control.

Hola, chicos, solo pasaba por aq--- ASSUMING DIRECT CONTROL

Como llevar a cabo esto es algo que generalmente no indican los manuales. Se remiten a especificar que cosas y cuando le quitarán el poder de decidir voluntariosamente ir al baño a los PJs, pero el como exactamente se desarrolla queda a criterio de cada DM. Así que aprovecho que están aquí para compartir el sistema que he venido usando desde hace varios años ya.

Descontrol Autocontrolado

Cada vez que un PJ es mentalmente controlado, le entrego un papel al jugador en cuestión informándole lo que ha ocurrido y unas pocas indicaciones sobre como se debe comportar. Por ejemplo, una nota puede decir:

"Tu PJ súbitamente pierde control de sus acciones. Intenta guiar a tus compañeros al salón del fondo, sin levantar sospechas. Solo ponte violento si se niegan rotundamente. Mantén esto en secreto y actúa con naturalidad siempre que sea posible"

Dependiendo de la naturaleza del control mental, la nota puede o no incluir más información sobre lo ocurrido, como por ejemplo, si el PJ siente una presencia particular o si es consciente de la dirección desde la cual proviene el efecto.

De ser necesario, instrucciones adicionales se le pueden entregar, aunque la idea es que esto ocurra de la forma más sigilosa posible, a fin de mantener a oscuras al resto del grupo. Si el jugador en cuestión es particularmente creativo, una buena alternativa es darle libertad de acción con instrucciones vagas, a fin de evitar tener que entregarle notas adicionales de forma regular:

"Tu PJ ha sido mentalmente controlado. Sabotea la expedición a como de lugar"

La principal ventaja de este método es que mantiene a todos en suspenso y sin saber que ocurre; si el jugador lo ejecuta correctamente, es probable que nadie se entere de lo ocurrido hasta que es demasiado tarde, lo cual dará una sana dosis de paranoia al grupo que puede ser muy entretenida. Por otra parte, evita que el jugador en cuestión se sienta pasado a llevar y, peor aun, dejado fuera del juego. Y no hay que ignorar el hecho de que significa menos pega para el Master, lo que siempre es bueno.

La desventaja, en cambio, es que siempre corres el riesgo de que el jugador trate de minimizar los efectos del control mental al buscarle agujeros a las instrucciones ("Aha, pero nunca indicaste que debía golpearles con el lado afilado de la espada"), o que malinterprete lo que querías decir ("¡Pero si decía libera al lemure! ¿Que quieres que haga si no había ningún animal peludo en las inmediaciones?").

En definitiva, usar este método requiere de jugadores que conozcas lo suficientemente bien como para tener la tranquilidad de que interpretarán el papel de marioneta cerebral correctamente, por lo que quizá no sea lo ideal a usar con grupos nuevos o durante eventos. Personalmente lo he venido usando desde hace cuando menos 10 años y siempre los resultados han sido positivos. En algunos casos el resto del grupo ha notado rápidamente que hay algo raro, pero en general se mantiene el suspenso, en más de alguna ocasión llevando a revelaciones realmente memorables. Y la verdad es que, mis jugadores al menos, obtienen un cuestionable disfrute al recibir la venia del Master para traicionar a sus compañeros (lo que no quiere decir que no intenten hacerlo el resto del tiempo, claro).

Hoja de Planescape para Pathfinder

He diseñado esta hoja para usar en mi presente campaña de Planescape, que utiliza el sistema de Pathfinder, a fin de facilitarle la vida a mis jugadores, al permitir llevar registro de algunas de las particularidades mas engorrosas del escenario de campaña. Funciona sin problemas con D&D 3e y 3.5, sin requerir conversión alguna.

Aquí les dejo una versión en Castellano y otra en Ingles.

Versión Castellana

Versión en Inglés

Pueden descargar las versiones en tamaño completo aquí (Castellano)aquí (Inglés).

Como Usarla


Registro de Armas, Armaduras y Escudos Mágicos

Aquí pueden llevar registro de los planos de origen de cada arma, armadura y escudo mágico que tengan sus PJs, incluyendo recuadros donde pueden pre-calcular los efectos provocados al moverse a planos distantes, evitando tener que re-calcular todo con cada viaje.

Regla: En Planescape, las armas y armaduras mágicas pierden un punto de su bonificador mágico por cada plano de distancia entre su plano de origen y el plano en que se encuentran. Esta distancia equivale al numero de "saltos" entre dimensiones que debe hacer, siguiendo la ruta más corta posible (los portales, vórtices  conductos astrales y demases no se consideran para efectos de calcular esta distancia). Por ejemplo, la distancia entre el Abismo y el Plano Elemental del Aire es de 4, pues para llegar del primero al ultimo la ruta mas corta posible seria El Abismo > Plano Astral >Plano Material Primario > Plano Etereo > Plano Elemental del Aire; en cambio, la distancia entre Baator y el Aqueronte es de solo 1, pues ambos planos son coterminantes. 

De esta manera, una Espada +3 creada en el Plano Material Primario se convertiría en una Espada +2 en el Astral y en el Etéreo  y en una Espada +1 en los Planos Interiores y Exteriores. 

Cuando el modificador llega a 0, el arma pierde sus características mágicas (como Castigadora o Brillante), aunque se sigue considerando mágica alineada/etc para efectos de superar la reducción de daño. Notar que el modificador nunca puede ser menor a 0.

Registro de Objetos Mágicos

Para todos los demás objetos mágicos, en esta sección pueden detallar la escuela arcana a la que cada uno pertenece, con el fin de determinar fácilmente cuando se ven sujetos a los efectos de un plano especifico. La columna "Nulo" se tacha/cruza cuando un objeto en particular ha sido cancelado temporalmente por un plano.

Regla: Los objetos mágicos distintos de armas y armaduras no se ven afectados por la distancia planar, sino que por las características propias de cada plano y de los efectos que estas tienen sobre las diferentes escuelas arcanas (de lo cual hablaremos en más detalle en otra columna). De esta forma, un Yelmo de Comprender Lenguajes, que opera con magia de Adivinación, se verá temporalmente cancelado en el Plano Etéreo, donde esta clase de magia no funciona. El objeto vuelve a funcionar normalmente una vez se sale del plano en cuestión.

Tabla de Alineamientos

Esta es mas bien una regla casera, pensada para reflejar el gran peso que los alineamientos tienen en Planescape. Cada PJs parte en la casilla central del alineamiento al que corresponde (identificado por los recuadros grandes). Cada vez que lleva a cabo una acción que lo empuje en la dirección de otro alineamiento, se mueve una casilla en esa dirección (acciones especialmente potentes pueden hacerle mover 2 casillas o mas, pero solo en raras oportunidades). Si se sale de su alineamiento, por cada casilla que se aleje recibe un -5% de experiencia y un penalizador de -1 a tiradas de ataque, habilidad y salvación (los penalizadores son acumulativos). Puede eliminar estos penalizadores aceptando su nuevo alineamiento, lo que requiere de una semana de introspección y meditación. Puede permanecer activo durante este periodo, pero debe asignar al menos 4 horas diarias a la meditación, o de lo contrario tardara 1 dia adicional en completar el cambio. Los penalizadores acumulados permanecen en efecto durante esta semana.

Tabla de Distancias Planares

Incluida a modo referencial, a fin de facilitar el calculo de distancias al viajar entre planos.

Tabla de Planos Exteriores

Esta es tanto una carta referencial de las posiciones, nombres y relaciones de los Planos Exteriores, así como un registro de los efectos que moverse entre ellos causa sobre los lanzadores divinos, donde pueden pre-calcular el nivel efectivo al que lanzaran conjuros dependiendo de que tan lejos estén del plano de su deidad.

Espero le sirva de algo a algún otro jugador de Planescape.

domingo, 18 de agosto de 2013

Europa Universalis IV: L'État, c'est moi

De los mismos creadores del aclamado Crusader Kings II (del cual les hablé algunos meses atrás), Paradox Interactive, la semana recién pasada ha salido el muy esperado Europa Universalis IV (EU4 de ahora en adelante), la entrega mas reciente en esta monumental saga de construcción de naciones, colonización y odio irrestricto a Francia (en serio, jueguen estas cosas tres o cuatro veces y no podrán ver a un francés en la calle sin querer regalarle dinero para que deje de atacar tus provincias).


Para quienes nunca han jugado alguna de las versiones anteriores, EU4 es un juego donde tomas el control de una nación a fines de la Edad Media y haces tu mejor esfuerzo para llegar vivo al Siglo XIX, buscando acumular la mayor cantidad de puntos y/o insultos diplomáticos en el proceso. Para ello, desarrollarás guerras, extenderás religiones, colonizaras tierras lejanas y comerciarás productos exóticos, en un mundo completamente dinámico con cientos de países que asegura que dos partidas nunca serán iguales.

Excepto para Urbino. A Urbino siempre lo van a conquistar más temprano que tarde.
Al igual que CK2, en EU4 tienes total libertad de jugar con cualquier nación disponible en el periodo (y la sumamente activa comunidad de modders se encarga de que incluso la menos memorable de las naciones esté eventualmente disponible para utilizar), sin que el balance sea un factor importante: Si decides jugar como Inglaterra o Castilla, tendrás la vida bastante fácil, pero ay de ti si se te ocurre jugar como los Aztecas en pleno periodo colonial, donde la única cosa que interrumpirá una invasión será la guerra en que se enfrascaran todas las demás naciones que se están peleando por invadirte. Sin embargo, más que un problema esto es parte del encanto, ya que incluso la más miserable excusa de soberanía puede, con la suficiente cantidad de suerte y determinación, llegar a cambiar la historia y lograr increíbles proezas.

Como llenar a Cuba de irlandeses, hasta que te sea arrebatada por Fidelius O'Castro. Pero al menos el alcohol será memorable.
Toda la Tierra está a tu disposición, desde las Repúblicas Mercantes de Italia a los minúsculos shogunatos japoneses. Asimismo, puedes comenzar el juego en cualquier momento entre 1444 y 1820, teniendo acceso a la multiplicidad de diferentes naciones que fueron surgiendo con los años, todo con gran precisión histórica. Una vez te decides a jugar, sin embargo, hasta ahí llega la fidelidad histórica; de ese momento en adelante es rusos contra aborígenes australianos y toltecas budistas. Tal cual como sus antecesores, EU4 es uno de esos juegos donde ver lo que hace el computador por su cuenta puede llegar a ser tan entretenido como jugarlo.

Para quienes hayan jugado Europa Universalis 3, EU4 presenta una serie importante de cambios, aunque nada que altere radicalmente el estilo de juego. Usa el mismo engine de CK2, por lo que gráfica y funcionalmente es bastante más destacable que su antecesor, pero aun conserva todo aquello que hizo de EU3 el juegazo que fue en su momento.

Los principales cambios que he notado hasta el momento se los enumero a continuación:

Eliminación de la Infamia
Aquel numero que nos mantenía en pánico constante ha sido removido, reemplazado en cambio por un sistema de Expansionismo: Cada vez que efectúas una acción que en EU3 hubiese incrementado tu Infamia, en EU4 recibes un penalizador diplomático con ciertas naciones (aquellas que se pudiesen ver amenazadas, generalmente tus vecinos y aquellos que tienen algo que perder en el asunto) y una reputación expansionista, que cambiará el como dichas naciones interactuan contigo.

Comercio
Se fueron las Ligas Mercantiles y llegaron las Rutas y Nodos Comerciales. Al rededor del globo hay una serie de nodos, que vienen a ser centros importantes de intercambio, desde los cuales emergen rutas de comercio, que conectan con otros nodos, desde los cuales salen otras rutas, y así sucesivamente hasta crear una compleja red planetaria, existiendo nodos de partida, nodos finales y nodos intermedios. Tus mercantes ahora pueden jugar con estos nodos y rutas, ganando dinero del comercio que se genera en ellos o alterando la dirección y cantidad de comercio que fluye por las rutas. Esto hace que jugar naciones comerciales te lleve a explorar el globo en busca de estos nodos y rutas, dado que la manera de tener éxito es controlando la cadena completa y no solo el punto final.

Nodos y Rutas Comerciales en Europa, indicando el valor de las transacciones realizadas ahí, la dirección en que fluye el comercio y el nivel de Poder Comercial que se tiene (que determina cuan efectivos serán los mercantes ahí).

Agentes
Se eliminaron los Magistrados, mientras que los demás ahora operan de forma distinta: En lugar de ser un recurso que gastas para ejecutar acciones, tus agentes son ahora personajes que asignas a diferentes tareas, y su número es limitado, ya que no se recuperan como lo hacían antes. Por ejemplo, al inicio del juego tienes dos diplomáticos; si los envías a firmar tratados con Nápoles y Dinamarca, no podrás enviar un insulto al Gran Khan de Chagatai hasta que regresen. Cosa similar con los colonos, mercantes y misioneros: Los tienes en cantidades limitadas y solo puedes volver a usar cuando regresan de sus asignaciones.

Puntos de Monarca
Los monarcas siguen contando con sus tres atributos Administrativo, Diplomático y Militar, pero ahora operan de forma bastante más activa: Posees un conjunto de puntos para cada una de las tres categorías que se incrementa mes a mes en una cantidad igual al puntaje de tu monarca más los bonificadores que obtienes de cosas como tus asesores y eventos especiales (que también pueden ser penalizadores). Luego, estos puntos los utilizas para la mayoría de las acciones que querrás ocupar para controlar tu nación, desde construir edificios hasta firmar tratados de paz. Esto da paso, además, a una serie de nuevas maneras de realizar tareas: La Estabilidad, por ejemplo, solo puede ser incrementada gastando puntos administrativos, mientras que el Cansancio de Guerra se disminuye con puntos diplomáticos; hacer que una provincia recién conquistada se vuelva core requiere gastar puntos administrativos, mientras que suprimir revueltas te pedirá puntos militares.

Tecnología
Conceptualmente, las tecnologías siguen funcionando como antes (tienes una serie de niveles que vas investigando y con cada uno obtienes acceso a nuevas capacidades), pero en lugar de meter dinero en ellas, gastas puntos de monarca. Dado que tienes que decidir si gastar o no los puntos, esto resulta en un interesante balance de estrategias: ¿Gastarás tus preciados puntos diplomáticos para demandar mejores condiciones de rendición al final de una guerra, o los guardarás para invertir en tecnología? Rápidamente caerás en cuenta que no puedes hacer todo al mismo tiempo, obligándote a preferenciar ciertas estrategias sobre otras. Si bien en EU3 algo de esto había por la manera de asignar fondos a investigación, en EU4 es mucho más profundo y las consecuencias mucho más evidentes.

Ideas
Las ideas se volvieron más complejas y detalladas: A medida que avanzas en tecnologías administrativas, se abren casillas donde puedes asignar Grupos de Ideas. Existen 15 grupos diferentes, tales como Expansionismo o Comercio, cada uno de los cuales posee siete estadíos de progreso. Para avanzar dentro de un Grupo, necesitas gastar puntos diplomáticos, y esto te va dando acceso a diferentes beneficios (por ejemplo, el primer estadio del grupo de Colonización te otorga un colono, mientras que el segundo te otorga la capacidad de contratar exploradores y conquistadores). En paralelo, posees los Ideales Nacionales, en los cuales progresas a medida que avanzas en los diferentes Grupos. Estos ideales tienen efectos más fuertes sobre tu nación y varían de país en país; en algunos casos, como con Castilla, China o los Estados Papales, los Ideales son específicos y únicos a su realidad histórica; en los casos de países secundarios, estos se reparten entre un conjunto de Ideales genéricos.

Listado de Grupos de Ideas disponibles.
Diplomacia
Finalmente, otro de los cambios importantes es la manera en que operan las relaciones entre naciones. En lugar de tener un solo puntaje de Relación, este se compone de una serie de sub-puntajes que se suman y restan entre ellos, parecido al sistema de CK2, y que pueden alterarse en forma independiente. De esta forma, tu vecino puede tener +50 puntos por estar en tu misma alianza, -30 por haberle insultado, +20 por haberle enviado dinero y -80 por tu actitud expansionista, para una relación final de -40 (ie, escupirá dentro de tu taza de café). Por otra parte, cada país tiene una Reputación Diplomática, que opera de manera parecida a la Diplomacia Personal de CK2, otorgándote un modificador global al como te perciben otras naciones y alterando la probabilidad de que acepten o no ciertas solicitudes (como Matrimonios Reales o Alianzas). Por último, cada nación tiene una Actitud frente a todas las demás, la cual altera la forma en que interactuan y es el resultado de factores tales como el nivel relativo de poder y las acciones que cada uno ha realizado: Por ejemplo, una nación muy grande junto a una pequeña podría tener una actitud Hostil con ella,  mostrandose constantemente al borde de una guerra, mientras que la nación pequeña verá a su vecino con una actitud Amenazada, buscando alianzas con otros vecinos y uniéndose a coaliciones secretas en su contra.

Conclusión
EU4 es un juegazo, así de simple, de esos que te dejan sin horas en el día. Si bien hay que esperar un tiempo para llegar al mismo volumen de contenido que alcanzó EU3 (tanto por expansiones como por mods), el núcleo presentado es excelente y mejora sobre su predecesor en casi todos los aspectos. Al mismo tiempo, es muy fácil de entender para cualquiera que haya jugado EU3 previamente, y aquellos que vengan de CK2 encontrarán muchos puntos en común también. Los gráficos mejorados son también muy placenteros.

Esto no quiere decir que esté completamente libre de problemas. En adición a los errores (cosa común en los juegos de Paradox recién lanzados, mas nada demasiado terrible), el sistema de comercio, pese a ser interesante, aun no me deja de convencer (personalmente, esperaba algo mucho mas interactivo y donde se pudiera operar en forma mas directa con distintos tipos de bienes), y nuevamente se nota una fuerte despreocupación por las partes del mundo fuera de Europa y Oriente Medio (aunque esta vez Asia tiene un mucho mayor cuidado inicial que en EU3). Se echa de menos mayor atención por el Nuevo Mundo y África, que nuevamente son poco mas que espacios grandes para colonizar, con muy poca personalidad y carácter propio. Asimismo, pese a que gráficamente mejora bastante, el relieve del mapa es a ratos un tanto molesto, puesto que en algunos casos distorsiona las cosas.

Empero, mods como MEIOU y Death & Taxes ya están en proceso de ser actualizados, por lo que muchas de estas falencias podrán ser corregidas pronto (algunas, como los problemas geográficos, ya han sido resueltos por los usuarios). Aun no se ha hablado de futuras expansiones, pero ya se ha anunciado que el sistema será como el de CK2, con múltiples DLCs optativos siendo lanzados regularmente y posiblemente una o dos expansiones grandes al año.

Requerimientos
System requirements for Windows:
Recommended System requirements: Operating system: XP/Vista/Windows 7/Windows 8 Processor: Intel® Pentium® IV 2.4 GHz or AMD 3500+ Memory: 2 GB RAM Hard disk space: 2 GB HD Space Graphics: NVIDIA® GeForce 8800 or ATI Radeon® X1900, 1024mb video memory required. Sound Card: Direct X-compatible soundcard DirectX®: 9.0c Controller support: 3-button mouse, keyboard and speakers Special multiplayer requirements: Internet Connection or LAN for multiplayer Multiplayer: Up to 32 other players in multiplayer mode.

Minimum System requirements: Operating system: XP/Vista/Windows 7/Windows 8 Processor: Intel® Pentium® IV 2.4 GHz eller AMD 3500+ Memory: 2 GB RAM Hard disk space: 2 GB HD Space Video: NVIDIA® GeForce 8800 or ATI Radeon® X1900, 512mb video memory required. Sound: Direct X- compatible soundcard DirectX®: 9.0c Controller support: 3-button mouse, keyboard and speakers Special multiplayer requirements: Internet Connection or LAN for multiplayer Multiplayer: Up to 32 other players in multiplayer mode.

Donde Comprarlo: Paradox